1. Adivina adivinanza

Materiales: instrumentos de percusión como el tambor, el triángulo, los platillos etc.
Procedimiento: Con diferentes instrumentos de percusión como el triángulo, el tambor y los platillos juega con el niño a hacer diferentes actividades de adivina adivinanza. Simplemente, tienes que avisarle primeramente de que va a escuchar un ruido para posteriormente hacerlo y tiene que adivinar cuántas veces ha sonado o incluso si ha sonado.
Para ello, primeramente tiene que cerrar los ojos. En las primeras ocasiones, se le avisará de que va a comenzar el juego pero poco a poco tienes que ir intentando no decirle nada con la idea de que el intente darse cuenta de si está sonando algún instrumento o no.
Consejos : En algunas ocasiones, debido al tipo de sordera que puede presentar el niño, es normal que no escuche una serie de sonidos y frecuencias. En este caso, realizaremos las actividades destinadas a mejorar y fomentar la captación de los sonidos con los que sí se puede trabajar.
Esta actividad, también se puede realizar con supervisión en las aulas de los centros si se colocan a los niños por parejas.

2. ¿Está sonando la canción?

Materiales : música y sillas.
Procedimiento: Podría considerarse como el típico juego de la silla y de hecho es así. El objetivo de realizar esta actividad, es que el niño una vez más sepa identificar que se están produciendo sonidos a su alrededor, como por ejemplo una canción.
En esta ocasión, utilizaremos todo tipo de estilos de música con el fin de que pueda acostumbrarse a la máxima variedad de sonidos. Los reproduciremos durante unos instantes y cuando deje de escucharlos tendrá que sentarse rápidamente para no perder su sitio.
Consejos: Al principio es aconsejable comenzar con las más sonantes o con las que tenga ritmos que se puedan escuchar claramente como música de tipo rock, para por último utilizar canciones que sean más pausadas y lentas y por ende, les cueste más identificar si está sonando o no.

Actividades para captar voces

Al igual que los ejercicios de captación de sonidos, es muy importante para su autonomía que sepa identificar cuando le están hablando o si hay personas que están hablando a su alrededor. Por ello, os presentamos algunos ejercicios que pueden ayudar al niño con la captación de las voces:

3. ¿Tiembla mi pecho si te hablo?

Materiales: Para realizar esta actividad, no será necesario ningún tipo de material.
Procedimiento : Divide a los niños por parejas y coloca un par de frases en la pizarra. Éstas pueden ser de tipo: Mañana va a llover, me he comido un bocata en el recreo, hola, me llamo Julia etc. La actividad consistirá en que los niños tienen que poner las manos primeramente en el pecho de su compañero, seguidamente éstos comenzarán a reproducir las frases que se han colocado en la pizarra.
El objetivo es que los niños se den cuenta de que nos tiembla el pecho y el cuello cuando estamos hablando, por lo que todos los sonidos se generan de una forma parecida. Éstos podrán asociar que cuando existe una vibración en el ambiente o en nuestro cuerpo estamos hablando y por ende, se está produciendo un sonido.
Consejos: Es importante que comencemos la actividad con palabras cortas, de forma que les cueste identificar si el compañero está o no hablando. Posteriormente, tenemos que ir intercalando palabras cortas con frases.

4. ¿Hablamos balleno?

Materiales: Para realizar esta actividad, no será necesario ningún tipo de material.
Procedimiento: Divide a los niños en grupos de tres. A continuación, tienes que asignarles a un animal que se encuentre en el mar o en tierra para que se comuniquen. Esta actividad les suele gustar mucho, ya que tienen que hablar utilizando diferentes voces con el fin de identificar qué persona está hablando.
Colocarás fotos de diferentes animales y ellos tienen que darles la voz que puede tener el animal. Por otro lado, tienen que imitar los gestos de la cara cuando están realizando la actividad.
Consejos : Es importante que se les dirija durante el ejercicio, ya que habrá niños que por su tipo de sordera no sepan imitar las voces y sonidos de los animales, para ello tendremos que ayudarnos de las posiciones de los labios y de la lectura labial y facial.