Los avances tecnológicos han permitido mejorar la calidad de vida de determinados colectivos, como el de las personas sordas. Gracias a los avances de las nuevas tecnologías se consigue una sociedad más igualitaria.

La interpretación de la lengua de signos a lengua oral y viceversa permite la comunicación entre personas sordas y oyentes. En los últimos años, se ha visto apoyada por ayudas técnicas y tecnológicas como la video-interpretación en lengua de signos, que hace posible la comunicación a distancia y en tiempo real. En estos casos, la figura del video-intérprete resulta fundamental. Las personas sordas pueden dirigirse a su interlocutor utilizando su propia voz o el lenguaje de signos, y reciben la información en lengua de signos o mediante lectura labial.

Otro de los grandes avances tecnológicos para las personas con problemas auditivos son los audífonos. Con el paso del tiempo se ha ampliado el abanico de tipos y tamaños de los mismos, y se han ido especializando en función de las necesidades de la persona y su pérdida auditiva.

Algunos audífonos actuales crean una experiencia de audición nueva y sin límites, con familias, como Beltone First, que conectan con un iPhone, iPad o iPod Touch, transmitiendo de forma directa y en estéreo su sonido, con un sistema de procesamiento del mismo de la misma manera en que lo hace el oído humano. Si no dispones de alguno de estos aparatos, adquirirlos hoy en día gracias a Internet es muy sencillo. Diferentes tiendas, entre las que se encuentran Amazon, Nordstrom, Pacsun o JCPenney te dan la posibilidad de comprarlos a precios muy competitivos y, además, la mayoría de veces sin gastos de envío.

El procesador de sonido de estos audífonos de última generación (familias Promise y First) emplea tecnología basada en el intercambio de información sin cable de un oído a otro. Todos los sonidos que entran en los audífonos son procesados y mejorados. La gran ventaja con respecto a los oyentes que hoy en día tienen los usuarios de First es que las personas que utilizan estos dispositivos con tecnología bluetooth pueden escuchar su dispositivo a una distancia de hasta 10 metros sin necesidad de unos cascos conectados por cable.